¿Qué es Blockchain?

El blockchain es el presente y futuro de la tecnología. Esta afirmación podría salir de la boca de cualquier experto en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) durante una de sus reputadas conferencias. No les faltaría razón: ya es la forma más aceptada en el todo mundo para comerciar con bienes y servicios con toda seguridad a través de Internet.
El truco de su éxito viene del concepto “independiente”. Internet está plagado de terceros que certifican la identidad de las personas que hay detrás de los perfiles; sin embargo, no lo hacen gratuitamente, sino que almacenan los datos y, después, los venden. Pero el blockchain no. Está configurado por medio de un código -llamado criptografía- que asegura la privacidad de quien lo utilice, lo que también es sinónimo de libertad para sus usuarios.

  • Nació con el objetivo de garantizar la seguridad y libertad de las transacciones en Internet
  • Su popularidad ha ido de la mano del bitcoin, que ahora se cambia a más de 4.000 dólares
  • De aplicarse en la administración pública, será el mayor enemigo de los corruptos

¿Va de la mano con el bitcoin?

La popularidad del blockchain ha ido de la mano del ascenso del bitcoin. Esta divisa digital se cambia por un valor superior a los 4.000 dólares sustentada en esta tecnología. Sin necesitar que ningún banco central lo emita ni lo respalde: solo mantenida por sus usuarios. El sector bancario ha sido precisamente el primero en subirse a la moda del blockchain. El gobernador del Banco Central de Japón, Haruhiko Kuroda, es uno de sus mayores embajadores y Goldan Sachs está promoviendo ideas para invertir en Wall Street utilizando criptomonedas. Los seguros, la salud, el transporte y la logística, y la industria en general ya se han puesto manos a la obra para encontrar las ventajas de aplicar adecuadamente el blockchain.


Blockchain, la tecnología que promete revolucionar el comercio online

Imaginen un sistema por el que gente que no se conoce hace intercambios en internet sin intermediarios y con la confianza de que las transacciones son seguras: la tecnología Blockchain no sólo nos adentra en el mundo del trueque digital sino que promete ser una potente arma contra el fraude. Para vislumbrar ese mundo de posibilidades, hay que entender la tecnología de cadena de bloques, vinculada en su origen a los bitcoins, como una base de datos compartida entre muchas partes, donde cada transacción queda registrada y protegida, por lo que la información no puede borrarse y para actualizarla se requiere del consenso general.


La nueva moda (Blockchain)

Ahora la «cadena de bloques» parece estar de moda y no es para menos. Su tecnología puede llegar a revolucionar la forma en que se procesan y gestionan empresas y gobiernos. La clave radica en la seguridad que brinda su sistema de almacenaje de información. La tecnología se asimila a una base de datos compartida entre muchas computadoras (nodos) en todo el mundo, que funciona como un libro de registros de operaciones o transacciones (bloques) que se registran en forma cronológica con un código (hash). Los únicos que pueden hacer cambios son los «mineros» (personas detrás de las computadoras), quienes los registran y difunden en la red para que los nodos verifiquen su validez y actualicen el estado de la cadena.

A finales de 2017 habrá servicios basados en esta tecnología y que en 2018 surgirán "cosas más sólidas