La educación a distancia: una alternativa en tiempos de cambio

Tiempo de lectura: 7 minutos

La incertidumbre que a muchos nos visita durante estos tiempos, a causa de la emergencia de COVID-19, donde las formas en que realizábamos muchas actividades de la vida cotidiana, tales como salir de paseo, ir a la oficina, asistir al gimnasio o a conciertos etc. han sido puestas en tela de juicio, por ello, resulta más relevante que nunca repensar los modos en cómo realizamos todas estas cosas. Para este artículo quisiera poner la mirada del lector sobre un tema suma importancia para los seres humanos, la educación.

La enseñanza es algo que nos ha acompañado desde siempre, por ende, ha estado presente a lo largo del tiempo en las distintas épocas y contextos, cada uno de estos con características únicas; entender esto, nos da luces de que el fenómeno educativo es un ente maleable que se acomoda a la situación, sacando provecho de ella y encontrando maneras de continuar funcionando.

En esencia (y por tradición) la educación es un acto comunicativo, es decir, en principio es un flujo de información que parte de un emisor, cuyo destino es el receptor, y que genera una situación comunicativa con fines educativos. En la enseñanza tradicional esto sucede dentro de un salón de clases o un espacio físico, sin embargo, gracias a los avances tecnológicos de las telecomunicaciones y de la información este paradigma educativo ha ido mutando a nuevas formas de enseñar y aprender.

Estos avances, aunque se han institucionalizado gracias a la internet, no son exclusivos de esta. El uso de la tecnología ha ido, paulatinamente, aportando a la educación desde distintos lugares, piensa en el ábaco o eventualmente en la calculadora, y considera todas las posibilidades que estos dos avances tecnológicos aportaron con su surgimiento en cada momento histórico. 

En Colombia, por ejemplo, surgió la educación a distancia mucho antes que el internet. Es el caso de Radio Sutatenza, un proyecto de los años 40 que enseñó a leer y a escribir a millones de colombianos a través de una metodología a distancia, esta iniciativa fue tan exitosa que varias radios de la época de todo Latinoamérica siguieron su ejemplo.

Y es que el punto de interés sobre el que quiero volcar la atención, es que no se trata del avance tecnológico en sí, sino de los cambios que pueda generar en la forma en cómo se organiza la vida social, facilitando las tareas cotidianas de las personas, su desarrollo humano, su calidad de vida entre otros, en este caso, la educación. Si bien es cierto que en estos momentos el mundo se ha paralizado a causa de la pandemia, también se ha visto un extraordinario esfuerzo colectivo por establecer maneras soportadas desde la tecnología para continuar con el acto educativo. Por ello, a partir de ahora mencionaré algunas de las ventajas y posibilidades que abre la educación a distancia.

Para empezar, la educación a distancia, con respecto a la tradicional o presencial, tiende a organizar los contenidos de manera más sintética y visual y por lo tanto facilita para las personas el recordar, esto tiene varias consecuencias en relación a los objetivos propuestos por cada programa educativo, por ejemplo, genera que hagan relaciones de ideas y conceptos más valiosas y rápido; utiliza lenguajes no totalmente verbales como las infografías, mapas mentales, tablas, entre otras cosas; en general, ayudando a que el cerebro no se fatigue tan rápidamente.

Esto también posibilita que la duración de la experiencia en la educación a distancia sea más corta, lo cual no significa que no se pueda profundizar, al contrario, los contenidos están organizados de manera segmentada permitiendo una mejor autoevaluación y autodiagnóstico por parte del estudiante, un buen ejemplo de ello es el famoso microlearning y sus píldoras de aprendizaje.

La interacción que se da en la educación virtual es principalmente de dos tipos, la sincrónica y la asincrónica. La primera de ellas es cuando el acto comunicativo se da simultáneamente, esta sucede con soportes como las videollamadas o los chats. Por otro lado, la interacción de tipo asincrónica, es cuando la comunicación sucede en distintos momentos temporales, este modo de comunicación es muy usada en foros y mensajes internos.  Esto, permite pensar en nuevas formas de comunicarnos, por ejemplo, puedes estar en una clase en vivo (sincrónica) y que luego debas publicar lo que aprendiste en un foro (asincrónica), o participar con preguntas que se te ocurran.

Un asunto que comparten la educación presencial y a distancia, es el de la evaluación, y en ambos hay extensos debates sobre ella. Buscar formas adecuadas para saber si los estudiantes cumplieron o no los objetivos de plan académico no es nada fácil, sin embargo, en la educación a distancia podrás encontrar recursos como pruebas online con distintos tipos de pregunta y respuesta, la gamificación como método evaluativo, creación de contenido, la escritura etc. y cualquier otro medio con el que puedas dar valía de los aprendizajes de las personas, todo depende de tu creatividad.

Para los estudiantes, la educación a distancia ofrece muchísimas ventajas tales cómo la flexibilidad de los horarios de aprendizaje y por lo tanto la posibilidad de aprender a un ritmo distinto, la extensa oferta de programas educativos, la reducción de costos a causa de no tener que movilizarse, el significativo ahorro económico que la educación virtual y a distancia aportan con respecto a la educación tradicional, la oportunidad de conocer y compartir un espacio educativo con personas de todo el mundo, entre una extensa lista de ventajas que esta aporta a los estudiantes.

Para los profesores también hay grandes ventajas, como el número de herramientas tecnológicas para confeccionar una clase más didáctica y lúdica y por lo tanto más exitosa, poder atender una mayor cantidad de asistentes, incluso de varios países, y generar contenido asincrónico como videos, PDF’s, tests y cualquier otro formato. que pueda ser consumido por muchos estudiantes. 

Existen también varios mitos sobre la educación a distancia. Uno de los más famosos es que hay profesiones o saberes que al parecer, se tiene el imaginario de que solo se pueden aprender de manera presencial, con respecto a esto podrías buscar información acerca de cómo los pilotos de aviones hacen prácticas de vuelo gracias a simuladores virtuales que les permiten perfeccionarse, o de los médicos que realizan cirugías a cientos de kilómetros de distancia con la ayuda de robots quirúrgicos.

Otro de los mitos más sonados, es que la educación virtual y a distancia terminará por acabar con la educación presencial, a mi parecer no se trata de sobreponer una a la otra, sino que por el contrario saber aprovechar (según el contexto) las posibilidades que este par ofrecen, entender tus objetivos de aprendizaje o de enseñanza y con base en ello, y la situación en la que te encuentres, elegir una o la otra, o incluso ambas, ya que muchos personas y profesionales usan los dos modos para aprender

En resumen, advertir las oportunidades de cambio en las eventualidades más difíciles que se presentan es algo inherente a los seres humanos, y la situación actual por la que estamos atravesando puede ser una buena oportunidad para empezar a educarte a distancia o de manera virtual, con programas educativos como entrenamientos, diplomados, webinars, al igual que los de carácter más corto como tutoriales, microlearning, comunidades de aprendizaje, aplicaciones etc. recuerda que en CCTI, encontrarás una extensa oferta de entrenamientos totalmente online. 

Por ahora, durante esta emergencia sanitaria los invito a todos a buscar alternativas de aprendizaje y enseñanza,mantenerse a salvo en sus casas junto con sus seres queridos, y seguir preguntándonos y reflexionado sobre las formas en que llevamos a cabo nuestras actividades cotidianas y qué incidencia tienen estas en nuestra salud, en el medio ambiente y en las demás personas.